El Consello de Contas y la Xunta de Galicia firman un protocolo de colaboración para la prevención y lucha contra la corrupción

El Conselleiro Maior, José Antonio Redondo, y el Vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, firmaron hoy un protocolo de colaboración para el establecimiento de mecanismos efectivos para la prevención y la lucha contra la corrupción en el sector público autonómico de Galicia.

Dentro de las nuevas competencias atribuidas al Consello de Contas en materia de prevención de corrupción se prevé la promoción de instrumentos de colaboración con los órganos de la Administración autonómica con competencias en materia de transparencia, con el objeto de promover mecanismos de autorregulación en la implantación, control y seguimiento de los planes de prevención de riesgos de la corrupción en el sector público autonómico y local de Galicia.

Por su parte, la Xunta de Galicia ha iniciado una política de transparencia con la aprobación en 2016 de la Ley de transparencia y buen gobierno, que constituye un elemento central en la lucha contra la corrupción.

El protocolo de colaboración tiene por objeto eliminar o minimizar los riesgos de corrupción tanto en la Administración general como en las entidades instrumentales del sector público autonómico, a través de las siguientes áreas de actuación:

1. Promoción de políticas de integridad: La Xunta y el Consello de Contas colaborarán en la propagación de una cultura de la transparencia y comportamiento ético en los sectores público y privado, así como en la difusión de conceptos esenciales en materia de control interno, administración de riesgos y fomento de la integridad institucional.

2. Implantación de instrumentos de prevención de riesgos de corrupción: Ambas instituciones colaborarán proactivamente para que todas las entidades que integran el sector público autonómico establezcan políticas de integridad institucional y cuenten con un programa de prevención de riesgos de corrupción que establezca esa política de integridad, una identificación y valoración de riesgos, y el establecimiento de medidas correctivas para su tratamiento.

La Administración autonómica implantará progresivamente una política centralizada de integridad institucional y de prevención de la corrupción e impulsará el fortalecimiento de sistemas de control interno que produzcan un efecto disuasorio de actuaciones inadecuadas y la administración y análisis de riesgos que afecten al cumplimiento de objetivos de la organización, incluidos los de integridad institucional.

3. Evaluación de los sistemas de prevención: El Consello de Contas elaborará un diagnóstico del estado y situación de los sistemas de control interno y de prevención de riesgos de corrupción de la Administración de acuerdo con la metodología y cuestionarios propuestos por el Consello de Contas. Las entidades afectadas colaborarán con el Consello acercando todos los medios y la información necesaria que requiera la ejecución de este trabajo.

4. Elaboración de modelos tipo de planes de prevención y de instrumentos normativos de prevención: El Consello de Contas elaborará modelos tipo de planes de prevención, que estarán a disposición de las entidades públicas, y desarrollará actuaciones de acompañamiento en la implantación de los planes de prevención de riesgos de corrupción.

Ambas instituciones colaborarán con el objetivo de que la normativa administrativa en las materias más susceptibles de corrupción contenga unos principios preventivos básicos que puedan ser concretados por cada entidad en los respectivos planes de prevención de la corrupción.

5. Seguimiento de recomendaciones y evaluación sistemática de planes: El Consello de Contas presentará el estado de implantación de las recomendaciones y medidas propuestas por este en materia de prevención de la corrupción, así como de la evaluación sistemática que realice de los planes, a los efectos de su seguimiento y adopción, en su caso, de las medidas que se consideren oportunas.

6. Formación de los empleados públicos en materia de prevención de la corrupción: La Xunta y el Consello de Contas establecerán un canal de información mutua en este ámbito y organizarán conjuntamente actividades formativas que permitan a los empleados públicos la mejora de conocimientos en los ámbitos de la ética, la integridad y el control de la corrupción.